Frases

14 mayo 2016

Pin It

Widgets

El Abrazo de la Serpiente (Ciro Guerra)


Publicado por on 6:40

;

Nilbio Torres


Frases y Diálogos de la película "El Abrazo de la Serpiente". Director: Ciro Guerra, Guión: Jacques Toulemonde, Ciro Guerra, Música: Nascuy Linares, Fotografía: David Gallego (B&W). Luego de la reseña completa de la película, destaco las frases y diálogos que más me gustaron… Ciro Guerra alcanzó en poco tiempo la cumbre de su carrera con “El Abrazo de la Serpiente”, película que triunfó alrededor del mundo en su recorrido en el 2015, desde su estreno y triunfo en Cannes en la Quincena de Realizadores, hasta su reconocimiento en otros festivales, su nominación al Oscar a filme extranjero, y su estreno en muchos más países en lo que corre del 2016. Ciro Guerra dirige y colabora en el guión escrito a dos manos con Jacques Toulemonde, esta película que a través de una narración atemporal, que se difumina entre el pasado, presente y futuro, cuenta la historia de Karamakate, un imponente indígena chamán, el último sobreviviente de su pueblo, que se interna en la soledad de la selva, hasta que un día recibe la llegada de un etnobótanico que busca una poderosa planta con la que cure la imposibilidad de soñar del hombre blanco. Karamakate accede a acompañar al botánico con el fin de recuperar sus recuerdos perdidos en el tiempo, en una travesía que no estará exenta de aventura, descubrimiento, sorpresas, terror y belleza. El enlace para leer la reseña completa, lo dejo al final. 


“No me es posible saber si ya la infinita selva ha iniciado en mí el proceso que ha llevado a tantos otros a la locura total e irremediable.
Si es el caso, sólo me queda disculparme y pedir tu comprensión, ya que el despliegue que presencié durante esas encantadas horas fue tal que me parece imposible describirlo en un lenguaje que haga entender a otros su belleza y esplendor; sólo sé que cuando regresé, ya me había convertido en otro hombre.”
(Theodor von Martius, Amazonas 1909)




Jan Bijvoet


Karamakate: La selva es frágil, y si se le ataca, ella se venga. Nos deja marchar, si la respetamos. No hay que comer carne ni pescado. Hasta llueva de nuevo. Y pedir permiso a los dueños de los animales. No podemos cortar ningún árbol de raíz. Si encuentras una mujer, no tenga relaciones sexuales hasta que cambie la luna. ¿Entendido?
Manduca: Theo, no está en condiciones de viajar.
Theo: No puedo morir aquí.
Karamakate: ¿Entendido?... Mejoraras diciendo la verdad.




Nilbio Torres


Manduca: Usted Karamakate, ¿es el que mueve los mundos?
Karamakate: ¿Qué es lo qué quieres?
Manduca: Soy Manduca, hijo de Rúibukuri, de la casa comunal Komeilemong. Soy del Río Baras.
Karamakate: Sé de donde es Baras. Te rendiste a los blancos sin luchar. ¿Qué es lo qué quieres?
Manduca: Este es Theodor von Martius, Mi amigo y compañero de viaje. Está muy enfermo. Todos los chamanes vecinos intentaron curarlo. Nadie podía. Dijeron que eras el indicado que nos puede ayudar.
Karamakate: No soy como tú. No ayudo a los blancos.
Manduca: Él es un hombre sabio, que vino a aprender. ¡Morirá si no lo ayudas!




Antonio Bolívar


Evan: Hace 40 años, este hombre, Theodor von Martius, Él estaba aquí y escribió sobre la planta que busco. Quiero saber si lo que escribió es verdad. Dedico mi vida a las plantas.
Karamakate: ¿Dedicas tu vida a las plantas? Es la cosa más sensata que oí decir a un blanco.
Evan: Mi nombre es Evan.
Karamakate: Mi nombre era Karamakate.
Evan: Bajé por el río desde las casas comunales de los Wanano. Busco una planta. La yakuruna.
Karamakate: ¿Qué planta es esa?
Evan: Sé muy poco sobre ella. No sé si existe. Quiero aprender acerca de ella. Von Martius describe como una planta sagrada que cura enfermedades, creciendo en el árbol de caucho y aumenta su nivel de pureza.
Karamakate: ¿Es por eso que usted lo quiere?




Antonio Bolívar


Karamakate: ¿Quieres yakuruna también?
Evan: Puedo darte un montón de dinero si me ayudas. Es mucho dinero.
Karamakate: (riendo) A las hormigas les gusta el dinero. A mí no. El sabor es malo.
Evan: Nunca he soñado. Ni dormido, ni despierto. Ni siquiera el caapi tiene efecto sobre mí. Los chamanes de los pueblos de Baras, los Tucanos y los Sirios, Me dijeron que sólo la yakuruna puede ayudarme.
Karamakate: Una vez soñé con un espíritu blanco. Él estaba enfermo, y sólo aprendí a soñar que podrían salvarse, pero sé que no podía. ¿Sus sueños valen una gran cantidad de dinero para usted?
Evan: ¿Sabes dónde encontrar yakuruna?
Karamakate: ¿Tiene más Mambe?
Evan: Tengo un poco de coca.




Nilbio Torres


(Luego de que una tribu se quedara con la brújula de Theo)
Karamakate: Eres como los otros blancos.
Theo: Su sistema de orientación se basa en los vientos y las estrellas. Si aprenden a usar la brújula, ese conocimiento se perderá.
Karamakate: No puede prohibirles aprender. El conocimiento es de todos. Pero no entiende, porque es blanco.




Jan Bijvoet


Karamakate: ¿Por qué los blancos aman tanto a sus cosas?
Theo: No son sólo cosas. Ellos son mi único vínculo, mi gente en Alemania, mi ciudad, mi esposa, mis hijos. Estas cajas contienen... todo el conocimiento adquirido... en cuatro años de viaje. Tengo que llevarlo, pero... nadie me va a creer. Dejar esto, es dejarlo todo.
Karamakate: Estás loco.
Theo: Yo sé.




Jan Bijvoet


(Karamakate hablando con los niños)
Karamakate: Dame un cuenco. Yo sé cómo es la vida aquí. Los blancos están locos. Vengan. Vamos, no tengan miedo. Miren. Esto es chiricaspi. Karipulakena, nuestros antepasados ganaron a los dioses. Recibimos el semen del Sol cuando Yeba, su hija, rascó el pene y plantó el semen en el polvo. Tenemos que hacer la misma cosa con la planta antes de hervirla. Ayúdenme… Esta es la mejor defensa que tenemos contra la enfermedad. Les ayudará a sobrevivir. Los sacerdotes también me llevaron cuando mataron a mi gente. Ellos no se rindieron. Ellos lucharon. Eso es lo que necesitan hacer. No crean en esta locura, de comer el cuerpo de sus dioses. Te dan la comida, pero no respetan las prohibiciones. Un día van a terminar con toda la comida de la selva. Ustedes siguen siendo pequeños, por eso, el bosque los perdonará. El maestro caapi les guiará. Cada planta, cada árbol, cada flor está llena de sabiduría. Nunca olviden quiénes son y de dónde vienen. No dejen que su música desaparezca.




Antonio Bolívar


Karamakate: Para convertirse en guerreros, los cohiuanos deben abandonar todo... e ir solo a la selva, guiados únicamente por sus visiones. En este viaje, él tiene que saber, en soledad y silencio, quién es en realidad. Debería convertirse en una visión errante. Muchos se pierden, y algunos no vuelven nunca. Pero los que regresan... Ellos están listos para enfrentar lo que está por venir.



Brionne Davis


(Escuchando la melodía de la caja de música)
Karamakate: ¿Qué historia está contando?
Evan: Cómo Dios creó el mundo.
Karamakate: El camino está en esa canción. Escúchela.
Evan: Es linda... pero es sólo una historia. No es una historia.
Karamakate: Es un sueño. Lo debe seguir.
Evan: Soy un científico, hechos reales, palpables. No puedo ser guiado por los sueños que tengo.
Karamakate: Pero usted sigue. ¿Cuántos bancos hay en este río?
Evan: Dos.
Karamakate: ¿Cómo sabe?
Evan: Tiene uno y otra. Uno más uno es igual a dos.
Karamakate: ¿Cómo sabes eso?
Evan: ¡Porque a que es así! Uno más uno es igual a dos.
Karamakate: Estás equivocado. Este río tiene tres, cinco mil bancos. Los niños entienden. Tú no. El río es el hijo de anaconda. Hemos aprendido en nuestros sueños, Pero es verdad, más real que lo que llamas "real".
(Evan busca un mapa y Karamakate se lo quita y lo tira al río)
Karamakate: ¿Que ves? El mundo es tan grande. Pero eliges qué ver. El mundo habla. Sólo se escuchar. Escuchar la música de sus antepasados. Es la forma en que usted busca. Escuchar la verdad. No sólo con sus oídos.




Brionne Davis


Karamakate: Esta es medora caapi, la más poderoso de todas. Que existía antes de la creación, antes del descenso de la serpiente. Se le llevará a verla. Es enorme, espantosa, pero no hay que tener miedo. Tienes que dejar que te abrace. Su abrazo le llevará a lugares antiguos, donde no existe la vida, Ni siquiera el embrión. Beba.
Evan: Trate de matarte. No merezco esto.
Karamakate: También trate de matarte. Antes, en ningún momento, ayer, hace 40 años, tal vez 100. O de aquí a un millón de años. Pero volviste. No era para enseñar a mi pueblo. Se suponía que te enseñaría… Dales más de lo que pidieron. Canta una canción para ellos. Diles todo lo que veas, todo lo que sientas. Vuelve como un hombre de Integridad. Eres cohiuano.





Si conoces otras frases, diálogos o monólogos que destacar de la película El Abrazo de la Serpiente (Ciro Guerra) deja tu comentario ;)



Ciro Guerra

Alejandro

Gracias por visitar mi pagina, disfruta de este nuevo blog espectacular y visita todas las paginas para descubrir mas frases.

5 comentarios:

  1. Hay una frase q no recuerdo textual y es corta , descontextualizada puede ser insignificante pero carga un sentido tremendo, cuando con evan vuelven donde estaba el cura colonizador q habían dejado herido, y los encierran dsp d q karamakat intenta sanr la mujer del "Moisés". No recuerdo qué le dice evan, que el responde algo como " fue peor , salió lo peor de lps dos mundos"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. - El Mesías está de mal humor hoy.
      - Pero su esposa está enferma. También me gustaría ayudarla.
      - Espero que funcione. No quiero que seamos invitados al suicidio.
      - Esto es una locura.
      - ¿No te importa?
      - Sí. Algo salió mal. Ahora esta... en el peor de ambos mundos.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. De nada! Gracias por pasarte y comentar!

      Saludos!
      A.S.B

      Eliminar
  3. Hay un término que karamakate utiliza cuando el alemán le enseña una foto suya haciendo referencia que es una copia sin alma pero no recuerdo bien que es lo que dice

    ResponderEliminar